domingo, 9 de octubre de 2011

Esa sensación de que se te viene el mundo encima.

Cuando sientes que todos están en contra tuya, que nadie está de tu lado, que pasas de todos porque sabes que la puedes seguir cagando y llega un momento en el que parece que el tiempo se te para o pasa demasiado lento, cuando no sabes de donde sacar más fuerzas. Y llega un momento en el que te das cuenta de que te falta él, él te completaba y ya no está, te intentas hacer la idea pero caes de nuevo. Te prometió amarte hasta el final y se quedó al principio de la historia, ¿qué pasó?, te sientes sola, coges su foto y te pasas horas, incluso días, mirándola, nunca te cansas de mirarla. Ya habrán podido pasar días, semanas, meses o años, pero nunca superarás aquel amor que él te hizo sentir. Lo era todo y se fue sin más, piensas que tal vez, tú le provocaste para que se fuese, pero prefieres pensar que es cosa suya..
Pasan un par de meses, le echas de menos, pero sientes que es como "el pasado" de tu vida, nunca le querrás olvidar porque son unos recuerdos bonitos, pero prefieres seguir con tu vida.
Un día, lo estabas pasando genial en casa de una amiga, estabais conectadas, cada una con su ordenador y a la vez pasándolo como nunca, bailando, riendo, comentando chismes, una tarde increíble, estás en el 'messenger' donde antiguamente hablabas cada día con él, y de repente, alguien te habla, miras la conversación y..
ahí estaba él, se te para el tiempo, te quedas sin respirar, paras la música, te quedas cinco minutos mirando a la pantalla del ordenador, tu amiga preguntándote qué te pasa y tú como que no la oyes y de repente, una lágrima recorre tu mejilla..un sonrisa de enamorada sale de tu boca, creías que era parte de su pasado, pero al decirte cualquier cosa, caes en la tentación de tu atracción por él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario