martes, 11 de octubre de 2011

La vida es más injusta y cruel a medida que pasa el tiempo.

El mundo te enseñará que por lo que lloras hoy no derramarás ni una sola lágrima mañana, que las preocupaciones que hoy encogen tu alma en un futuro no ocuparán ni un sólo pensamiento en tu mente.
Descubrirás que hacerse mayor no era lo que soñabas y que la vida puede ser más injusta y cruel a medida que el tiempo pasa.
Agradece tener un plato caliente en la mesa cuando regresas a casa y una cama con sábanas limpias en la que acostarte cuando el sol ya no ilumina las calles, vive feliz y comete todos los errores que quieras, es tiempo de vivir sin preocupaciones ni penas, no desaproveches el tiempo que te brinda la inocencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario