domingo, 27 de noviembre de 2011

Start to love.

Dibujar su inicial por todos lados, e incluso en tu mano. Sonreír cuando te habla como si fuera lo más gracioso del mundo y decirle con esa vocecita que es idiota. Obsesionarte con las llamadas perdidas, su voz y sus mensajes interminables. Creer que su olor ha de formar parte de cualquier molécula de oxigeno que inspires, que sus pupilas y sus iris van a acabar de trastornarte, porque esos ojos caramelo son hechiceros. Tararear esa canción porque así te acuerdas de él en todo momento. Eso, eso exactamente es empezar a querer a alguien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario