jueves, 19 de abril de 2012

Lo que el destino proibio.

Hay momentos en la vida que ya me pregunto: ¿que hago conmigo misma?. Parecen preguntas sin respuestas, no encuentro mas que a gente que lo unico que hace es daño, pero daño del de verdad. En momentos, no puedo mas, es como si una bomba estallaria en mi interior, y ai vezes, que deseo que pase eso. No me puedo concentrar ya apenas, tengo demasiadas cosas en la cabeza, y puuuuuuuuuuuff... no puedo enserio, quiero que ahora mismo venga mi destino para poderle dar una ostia y decirle que si me pone un chico por delante, que sea para hacerme feliz, no para sufrir. Enfins, que ojala nunca sufrais tanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario