miércoles, 20 de febrero de 2013

Hey

Me encantaría pasear por la playa juntos de la mano, dibujar un corazón que dentro ponga los nombres de los dos.Me encantaría que estuvieses todas las mañanas para despertarme con un buenos días pequeña.Me encantaría que me enviarás un mensaje diciéndome que yo puedo con todo, que sonría que me merezco lo mejor.Me encantaría que me dijeras que me echas de menos y que me asome al balcón. Tambien me encantaría que vinieses ahora donde mi y me dijeses lo mucho que me quieres. 


lunes, 18 de febrero de 2013

Nacemos para ser personas, ser felices, con nuestros errores, nuestros defectos y virtudes, no para ser perfecto.


lunes, 11 de febrero de 2013

Ya basta, joder.


Estoy harta de siempre dar y nunca recibir,  de tener que esconder las ganas de llorar, por sonrisas que no me llevan a ningún lado más que a engañarme. De tragar mierda  de todo el mundo y que los demás a la primera de cambio exploten. Que siempre parece que los problemas solo vienen a mí, puede que sea que al resto del mundo se la suda todo, pero que ya me he cansado de recibir palos por todos lados.


[Vacio]


Hay a veces que no sabes muy bien qué te pasa, o qué no sabes por donde empezar... Llega un punto que tienes tal vacío interior, que explotas o necesitas descargarlo en algún sitio. Pero te bloqueas en cuanto llega el momento de empezar la primera palabra. Una vez me dijeron que si no sabes explicar algo es porque no lo sabes, yo hoy no lo sé. No sé que me pasa. No sé porque llevo días sin ganas, no sé porque llevo días con mala cara. Y me ralla no saberlo.

Supongo que es todo.
Supongo que me he sobresaturado.
Supongo que me ha podido la situación.
Supongo que estoy harta.
Supongo que llevo tragando demasiadas cosas demasiado tiempo.
Supongo que la máscara de chica feliz creada para no preocupar, me hace daño.
Supongo que ya no es cuestión de que esté susceptible, supongo que tengo demasiada sensibilidad.
Supongo que estoy harta de detallitos.
Supongo que estoy harta de decepciones.
Supongo que estoy harta de que ocupen mi lugar.
Supongo que estoy harta de no quererme.
Supongo que estoy harta de darme asco.
Supongo que estoy harta de exigirme, como para que encima me vengan otros a exigir.
Supongo que estoy harta de mantener la guardia 24 horas al día.
Supongo que me he cansado de protegerme contra amenazas.
Supongo que estoy harta de que me digan que no se irán pero se marchen.
Supongo que me he cansado de la ansiedad.
Supongo que estoy harta de no tener tu apoyo.
Que estoy harta de inestabilidad.
Supongo que me he cansado de dar mil vueltas en la cama antes de dormirme. 
Supongo que me he cansado de toda esta mierda.
Supongo que ya no puedo más.

Ahora lo único que necesito es un abrazo, a alguien que no me diga que no se va a ir nunca sino que me lo demuestre. Necesito a alguien que me haga hablar de todo esto, pero sin que me lo pregunte, sin darme cuenta, sin que me agobie. Necesito a alguien que me ayude a evadirme, que me haga olvidar de todos mis problemas. Necesito a alguien que, simplemente, esté ahí desinteresadamente, incondicionalmente y que no sea algo temporal... Supongo que no es difícil de entender que simplemente necesito a alguien...


Acostumbrarse.


Me acostumbre a que todo fuera perfecto, a sentirme especial en todo momento. A que cada palabra que saliese de tu boca me provocara una sonrisa. Me acostumbraste a ver todo de otra manera, a conocer mundo día tras día, a visitar lugares en los que nunca había estado, a vivir experiencias inolvidables.
Me acostumbraste a algo demasiado bonito, de lo que yo me enamoré, me cegué como una tonta. Algo que no quería que terminase nunca.
Me acostumbraste a algo que ya no tengo. A algo que echo de menos.




sábado, 2 de febrero de 2013

Cuando estés enamorado de ti mismo, es cuando podrás enamorarte de alguien.

Nos hicieron creer que el "gran amor" sólo sucede una vez, generalmente antes de los 30 años.
No nos contaron que el amor no es accionado, ni llega en un momento determinado.
Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja, y que la vida sólo tiene sentido cuando encontramos la otra mitad. No nos contaron que ya nacemos enteros, que nadie en la vida merece cargar en las espaldas la responsabilidad de otro.
Nos hicieron creer en una fórmula llamada "dos en uno": dos personas pensando igual, actuando igual, que era eso lo que funcionaba.
No nos contaron que eso tiene un nombre: anulación. Que sólo siendo con personalidad propia, podremos tener una relación saludable.
Nos hicieron creer que el matrimonio era obligatorio y que los deseos fuera de término deben ser reprimidos. Nos hicieron creer que los guapos y delgados son más amados. Nos hicieron creer que sólo hay una fórmula para ser feliz, la misma para todos, y los que escapan de ella están condenados a la marginalidad. No nos contaron que estas fórmulas son equivocadas, frustran a las personas, son alienantes, y que podemos intentar otras alternativas.
tampoco nos dijeron que nadie nos iba a decir todo esto, Cada uno lo va a tener que descubrir solo. Y cuando estés enamorado de ti mismo, es cuando podrás enamorarte de alguien.